Ésto no es Comic-Con. Es la Stark Expo. En la vida real.